Acción

Por Olivia Nuño

No, no he abandonado el blog. Lo que me falta es disciplina y tal vez cazar la inspiración. La buena noticia es que lo mucho o poco de disciplina que tengo la estoy orientando a mejorar mi empresa (buena noticia para mí Ü)

Hace aproximadamente un año me pelee con “el sistema de consumo” (por ponerle un nombre) y lo abandoné casi por completo. Ahora, al fin, encontré un equilibrio.

Primero renuncié a mi trabajo, después me entregué al destino y en el destino encontré lo que hoy amo hacer. Me han preguntado ¿crees que debo dejar mi trabajo, rutina, carrera, etc?, no lo sé, a mí me funcionó. Creo que más bien es una cuestión de convicciones, cuando algo no te convence y permaneces ahí estás traicionándote a ti mism@ (y eso señores, NO es bueno).

Pero este post trata de las verdades universales para mejorar tu productividad, ya sea como alto ejecutivo de BOMBI o como máster yogi.

Verdad número 1. “Al que madruga Dios le ayuda”

En esta etapa de freelancer que estoy viviendo me he encontrado con que por más “persona nocturna” que diga que soy, el día no me rinde igual si me despierto después de las 10 am (me gustaría decir que me despierto antes pero mentiría). Digamos que el Sol nos llena de energía para hacer las cosas.

Verdad número 2. Itinerario

De qué te sirve despertar a las 7 de la mañana si no sabes qué vas a hacer. Es importante llevar una agenda, post it’s ó lo que te funcione para registrar tus actividades del día siguiente. En mi caso divido mis actividades en “HACER” – “LLAMAR” – “MAILS”. Para mí ha sido importante ir detallando cada vez más las actividades de cada día en la agenda. En este punto es importante saber que nuestro cuerpo está más dispuesto a ayudarnos con las actividades que requieren mayor esfuerzo físico por la mañana y en las actividades más relajadas por la tarde (hay que tomarlo en cuenta).

Verdad número 3. “HOY HOY HOY”

Y no es la campaña de Fox, hay que hacer todo lo que se pueda este día, no dejes un correo que puedes responder en este momento para “al rato”. Aquí viene otro punto, si empezaste y sabes que lo puedes terminar ¡termínalo! Si no lo comenzaste ¡Comiénzalo!

Verdad número 4. Relájate

Dedica un momento del día (si puedes agendarlo, mejor) para la contemplación, relajación ¡descanso cerebral!, detén la maquinita por un momento (no entres a facebook, twitter, no le llames a nadie y no pienses en el trabajo, tampoco en el fulanito, sutanita, que te encanta, etc), este espacio es para ti, para el silencio. Ojos cerrados, unos minutitos y al final un automasaje en la cara, movimientos circulares con el cuello, círculos hacia adelante y hacia atrás con los hombros y respiración profunda. ¡Refrescante!

Verdad número 5. Haz lo que disfrutas

Tal vez lo has leído muchas veces, pero es verdad, “Si te gusta tu trabajo, no tendrás que trabajar un solo día de tu vida”. No tiene caso (porque no habrá un verdadero compromiso) hacerte la idea de mejorar tu productividad si no te gustan las actividades que desempeñas cada día. No es sano en ningún sentido someterte al estrés de hacer algo que no quieres hacer, de ser así, tu cuerpo encenderá las alertas para avisarte que estás en el lugar equivocado. Y como no queremos eso, mejor ser congruentes y felices.

__________________________________________

Espero que pronto la disciplina me alcance para ser más constante en mis publicaciones. Si tienen algún tema en mente que les gustaría que se expusiera en Feliz por elección, sugiéranlo en la zona de comentarios y con gusto lo tomo en cuenta.

“Que cada acción sea una creación y no una reacción” Mao Tse Tung

Anuncios

Manual de magia

Por Olivia Nuño

El camino de la luz, las puertas de la conciencia, la iluminación, dejar atrás la razón y seguir al corazón, todos somos uno, la búsqueda de la verdad, meditación, contemplación, mudras, felicidad, ángeles, energía de alta frecuencia, vidas pasadas, mantras, la madre tierra, el padre sol, despertar, gurús… y un amplio etcétera.

Se lee bellísimo ¿qué es?

No es nada que vaya más lejos de un encuentro profundo contigo mismo. Del perdón y la aceptación de lo que ha sido, de la esperanza la fe y la confianza de lo que será, pero lo más importante de la conciencia del momento que se vive.

Todo lo escrito en el primer párrafo son las fórmulas encontradas por otras personas que, por medio de estas, han logrado conectar con su esencia y tener acceso a lo más maravilloso de su ser.

El camino de la luz es el camino del ahora, es este momento experimentado desde los ojos del aprendizaje.

Las puertas de la conciencia se abren al mirar hacia adentro, toda la sabiduría ancestral está registrada en tu ser, no hay nada que puedas encontrar fuera que alimente más tu espíritu que el aprendizaje que puedes obtener en un viaje hacia tu interior.

La iluminación está en la trascendencia de los ciclos que se viven, no hay caminos difíciles cuando existe la aceptación y la intención de aprender.

Dejar atrás la razón y seguir al corazón. La razón imprime miedo, nos dice “no se puede”, o peor, “tú no puedes”. Una frase nos dice “vence al dragón del miedo pues es el custodio de los más grandes tesoros”, sigue la voz de tu corazón, él te invitará a seguir, te dará la confianza, la determinación y la fuerza.

Todos somos uno. Aprender a verte en el otro puede ser inquietante, ¿cómo me voy a reflejar en el asesino? ¿cómo voy a ser uno mismo con el ladrón?. Comienza por reflejarte en tu tribu, en los más cercanos, si lo logras no encontrarás trabas para ser uno con cualquier ser de esta hermosa comunidad que es la Tierra. El amor compasivo es el que respeta los procesos del otro, y esta es la forma más elevada del amor. “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (como a ti mismo).

La “verdad” no es otra cosa que lo que para ti es verdad. Vivir de acuerdo a nuestra verdad es vivir siendo congruentes, la congruencia acorta los caminos. Una persona que no es congruente se auto-sabotea, el sabotaje invita a la culpa y la culpa es hija del miedo. Las culpas encadenan, la llave de estas cadenas es la congruencia.

La meditación es la aceptación de “lo que es”. Meditar es dejar de cuestionar un momento y permitir, por medio de una mente tranquila, que la claridad llegue desde nuestra conexión con el todo.

Contemplar es admirar, admirar es encontrar la belleza. Aprender a observar la belleza en cualquier lugar es la semilla para el arte, quien se conecta al arte, sana. Quién aprende a sanarse ayuda a que otros sanen también.

Los mudras son símbolos, generalmente manuales, que sirven para sellar una intención. Un símbolo de conexión con otros, con la tierra, símbolos para eliminar los miedos, para conectarse con uno mismo, un símbolo al que le otorgamos un poder y por lo tanto es poderoso. La convicción es fe y la fe verdadera es la fuerza más poderosa a la que tenemos acceso.

La felicidad, bueno qué les digo, es una elección. La elección de disfrutar, la elección de aceptar y, nuevamente, de aprender.

Los ángeles son nuestro yo superior, la voz de nuestra conciencia. Es nuestra parte siempre atenta, siempre pura. Va más allá de la razón. Es la parte de nosotros que nos conecta a la divinidad. Es nuestra guía interior, nuestra protección del universo.

Vibrar altas frecuencias es vivir con alegría, con entrega. Es no preocuparse y no culparse. Es amar y crecer. Es hacer lo que sentimos que nos hace bien.

Regresiones, vidas pasadas, karma. Si por alguna razón accedemos a ellas es solo para ayudarnos a resolver nuestros bloqueos emocionales de esta vida. Qué importa si es verdad o no (recuerda “La verdad es, lo que para ti es verdad”), la cuestión es ¿te ayudó?, ¿cerraste un ciclo en este espacio que vives?, si es así, bienvenida cualquier experiencia.

Mantras, la repetición de una palabra de poder, una frecuencia que nos provoca un escalofrío en el cuerpo, un sonido que nos hace entrar en un trance esclarecedor, una vibración que evoca un hermoso recuerdo y lo revive para nuestro deleite, sílabas que nos tranquilizan y relajan. Practicar algo que nos hace darnos un momento diariamente para nosotros mismos es sanador y revitalizante.

La madre Tierra, la amada pachamama, Gaia, el 2012, el fin del mundo, un cambio de frecuencia humana, la resonancia Schumann.
Todo se reduce al respeto por nuestro entorno. Disfruta la riqueza de la naturaleza y respétala, contempla su magnificencia y poder en el océano y se compasivo de su fragilidad al observar un retoño.

“Soy un hijo del Inti SOL” padrecito SOL, saludo al sol, danzas, ofrendas. De nuevo el respeto, la conexión con uno más de los dadores de vida. Es recordar la magia de la vida, el fantástico fenómeno que es la existencia, todas las fórmulas y procesos internos y externos que ocurren cada momento para que podamos dar un paso.

“Despertemos”, es abrir los ojos y decidir ver la belleza que nos rodea. Es abrir los ojos al amor. Es salir de las rutinas agobiantes autoimpuestas, de los ciclos de trabajo-consumo-trabajo que creemos necesarios para vivir, es destruir las dependencias y apegos racionales y reencontrarnos con el otro. Despertar es no caminar dirigidos por la tiranía del miedo. Despertar es caminar sin peso, despertar es como flotar. Flotar en el ahora.

Un maestro, un gurú. Un SER del cual recibimos una lección, conciente o inconsciente. Un fenómeno que nos hace crecer y sentirnos mejor con nosotros mismos. A veces las lecciones son duras, duras para nuestra cabeza testaruda. Pero el objetivo más elevado de un gurú externo es guiarnos hacia el espejo que refleja nuestra propia luz y reconocernos como nuestro único maestro.

A fin de cuentas es hacer lo que a ti te funcione para reconocerte como un ser maravilloso, sano, completo. Para entender tu camino, para aceptarlo sin reclamos, sin rencor.

¿Cómo lo hago? ¿Cuál es mi camino? Lanza tu intención y la respuesta se presentará.

Todo se resume en AMAR, es en el amor donde se encuentra la claridad, la compasión, la certeza, la verdad, la luz, la conciencia. Conviértete en el amor y caminarás con la verdad. La eternidad yace en el amor, la totalidad y la unidad también.

“Para que una historia sea mágica depende de cómo sea contada. El cómo es contada depende de cómo se percibe. Cambia la manera en que percibes las experiencias y la magia te acompañará”.

Puedes seguirme por twitter aquí

La verticalidad del horizonte

Por Olivia Nuño

El edificio de nuestras vidas es alto, muchos pisos hay que subir, uno a uno. Podemos decidir cuánto nos quedamos en uno de ellos. De cada piso hay algo que aprender, algo que trascender en nuestra experiencia individual del todo universal. Pero no bajamos.

Para nuestra razón el avance es horizontal, pero nuestra esencia solo asciende. El infinito se vive a sí mismo a través de nuestras experiencias y la experiencia última de la encarnación es la iluminación.

Muchos pisos hemos habitado. Si ahora estás en un piso más arriba que tu hermano lo verás con compasión, que es la forma más elevada del amor; sabrás que su avance es único, como lo es el tuyo, respetarás su ahora, y bendecirás sus experiencias.

La altura de los pisos es engañosa, el ego juega con ilusiones ópticas que hacen parecer que estamos arriba, muy arriba cuando el camino acaba de comenzar.

El juego de esta experiencia individual es enfocarte solo en tu camino. Así tu avance no se verá distraído por si otros usan escaleras eléctricas o elevadores. La promesa es que todos llegaremos al final, y en algún momento de la eternidad, todos estaremos juntos y enterados de la verdad.

Hay pisos hermosos, como el piso en el que te enteras que eres el creador de tu vida, que tienes el poder de elegir tu contexto y sobre todo tu actitud. Hay pisos duros, como en el que descubres que el ego irá contigo a todas partes y que es tu decisión permitirle ser tu amo o hacerlo tu siervo.

Puede haber ocasiones en las que quisiéramos regresar a la comodidad del piso anterior porque ya lo conocíamos, solo por temor de abrir las puertas de este nuevo. Otra promesa es que entre más asciendas más hermoso será todo.

Los acompañantes de piso viven una experiencia similar a la tuya, algunos se quedarán ahí más tiempo que tú, otros subirán antes.

Si sientes que alguna vez has bajado, estás envuelto en una ilusión, lo que ha pasado es que llevas mucho tiempo en el mismo lugar sin aprender la lección de este piso, las experiencias se repiten enmascaradas una y otra vez hasta que trasciendes el motivo por el que estás ahí.

No hay prisa, y lo único que tenemos es el ahora. La prisa solo te mantendrá en el mismo lugar. El apuro es pantanoso, entre más tratas de salir más te absorbe.

El último piso será la azotea, el lugar donde la luz nos llegará sin paredes, sin cristales ilusorios. Un lugar donde el ego morirá de miedo, el tiempo morirá de eternidad y el corazón vibrará lleno de verdad. En ese lugar conoceremos nuestra totalidad, la perfección y la unidad. Ahí no hay deseos ni necesidades, la realidad única es la integración. Y ese lugar nos invitará a volar, a integrarnos y a reconocernos de nuevo; uno con el todo. 

En ese lugar descubriremos que siempre estuvimos ahí.

_________________________________________________________

Puedes seguirme por twitter aquí

De abstracción

Por Olivia Nuño

Sería un egoísmo de mi parte no escribir en este momento en el que mi contexto está envuelto en la magia, la armonía y la unión. Aunque no voy a hablar respecto a esto, sé que de alguna manera la energía del lugar en el que me encuentro, de una manera muy sutil y hermosa, va a llenarte y envolverte. La magia sana, y una persona sana sin bloqueos ni ataduras puede reconectarse con la paz que siempre está dentro de sí mismo.

El tema de este post es la <Abstracción>, esta palabra es la definición perfecta para lo que, de una manera muy sencilla, pretendo compartir.

En el mundo del “nada ocurre porque sí”, el mundo de las “NO-casualidades”, hay una forma muy fácil de entender las cosas que nos pasan, y es; utilizar la abstracción. En el conjunto de definiciones que encontré, existe un común denominador: La reducción.

En cualquier situación que sientas como complicada, dolorosa, sin sentido, tienes la oportunidad de abstraer para tu beneficio y tu comprensión pequeñas partes de la experiencia. Cualquier cosa que observes como benéfica para tu crecimiento, aunque sea muy pequeña y centrar tu atención solo en estas partes.

Haciendo esto no estarás de ninguna manera interpretando a la víctima, y te harás responsable de tu crecimiento. Con la práctica lograrás encontrar más símbolos y detalles que antes pasaban desapercibidos en tus experiencias cotidianas, estos serán la linterna interna (por cierto) que alumbrará tu camino, supliendo a todas las luciérnagas ilusorias que seguías sin rumbo.

Cada vez será más fácil eliminar el proceso de abstracción y entender la experiencia entera sin aislar un detalle de otro. Comprendiendo su total perfección, y convirtiéndote así (al fin) en el Sigue leyendo

Buscando respuestas

Por Olivia Nuño

He observado que casi todas las personas nos hacemos las mismas preguntas y, en mi experiencia, he comprendido que las respuestas no son las mismas para todos, pero definitiva y mágicamente la vida responde a esas preguntas siempre.

La manera de la vida (Dios, universo, guía, etc) de dar respuesta a todas las preguntas es muy sutil. Requiere una verdadera y comprometida atención a todos los sucesos que ocurren día a día. Para lograr esta atención debemos estar presentes, una mente dispersa en asuntos del pasado o el futuro no es consciente del “eterno ahora”.

Un consejo práctico es dejar de creer en las casualidades, y comenzar a prestar atención a todo lo raro que nos ocurre sin que haya una causa aparente, porque es una de los medios que la vida usa para respondernos.

En un taller, Santiago Pando (creer es crear), habló de la “sincronía” y dio un ejemplo muy claro para entender que nada es casualidad, dijo: “Si en este momento entrara al salón de pronto un chinito, y dijera -oh, disculpen, me equivoque de salón-, nosotros diríamos –ah, se equivoco- y seguiríamos en lo nuestro”. Pando continuó: si esta misma escena la viéramos en una película, pensaríamos “en algún momento vamos a saber por qué el chinito entró al salón”. La vida es igual, nada ocurre solo porque sí.

Retomando la idea de encontrar respuestas a nuestras preguntas, otra manera infalible de encontrarlas es la meditación. Meditar es silenciar la Sigue leyendo

De influencias externas

Por Olivia Nuño

Con el paso del tiempo vas aceptando que te sean impuestas modas, gustos, etiquetas, dietas y prácticamente toda tu manera de vivir se puede ver manipulada por la mercadotecnia que está diseñada para impactar en el valor que te das a ti mismo como persona.

Date un momento diariamente para estar contigo mismo, para ser consciente de tu respiración, y permítete escuchar a tu guía interno.

Haz una pausa y pregúntate qué es lo que verdaderamente quieres. Los niños pequeños saben bien qué les gusta y qué no, y nosotros como adultos permitimos que nuestros gustos, intenciones y deseos cambien debido al intenso y constante bombardeo de publicidad, donde se nos dice qué deseamos y qué no.

No estoy en contra de la publicidad, de lo que estoy en contra es de que seamos presas fáciles para lograr sus ventas sin pensar en la verdadera utilidad que representará en nuestra vida hacer tal compra.

Este sistema en el que estamos sumergidos está diseñado para mantenerte pensando. Logra que pienses tanto en cómo vas a conseguir tal o cual cosa, que te mantiene distraído, disperso, tu atención está en todas partes menos en el centro, en tu centro. La mente es un instrumento utilísimo, como lo son las manos, los pies. Pero la verdad de tu camino no te será mostrada a través del pensamiento, el alma tiene medios sutiles para expresarse y, si tu atención está puesta en el caos de la mente, será Sigue leyendo