De puentes por cruzar

Por Oli Nuño

Todo lo que es, tiene su lugar en el presente por algo.
La mente no es un enemigo, tiene su lugar en nuestra evolución.
Es un puente que nos permite cruzar de un punto de la conciencia al otro.

71914c84640f673322e2856f2cda67a5

Mientras la mente sea alimentada con emociones negativas (vaya que no es necesario explicarlo), el puente será como una cuerda floja, difícilmente nos atreveremos a explorar lo que hay en el otro extremo. Sin embargo, cuando la mente es fortalecida con pensamientos que dirigen nuestras palabras y palabras que dirigen nuestras obras y, a su vez, estas construyen la realidad física que nos corresponde vivir en este momento, se convierte en un puente amplio, seguro, estable, para ser atravesado con confianza, con alegría y con una grata sensación de aventura y misterio.

Un salto cuántico sería atreverse a cruzar por la cuerda floja, es una opción. Lo hemos visto, sabemos de personas que, de estar sumergidos en el sufrimiento, en el miedo, en la confusión, la enfermedad, pasan “mágicamente” a un estado de plenitud, confianza, seguridad, perdón, salud. Porque somos siempre libres de elegir cómo caminar nuestro sendero, cómo cruzar.

Solo que esa libertad, que siempre ha sido parte de ti, se descubre del otro lado del puente.

Existe una ley: el puente será atravesado de una u otra forma, en este momento o en el siguiente.

Mientras tanto si no nos atrevemos a cruzarlo en las condiciones en las que está, construyamos un puente que nos inspire confianza. Al final la interpretación del puente seguro o inseguro es una ilusión, es, simplemente, la proyección de nuestro estado interior.

Dentro, en las profundidades del ser, existe un llamado, la curiosidad intuitiva de navegar en el misterio, descubrir el motor que mantiene la vida, la energía que provoca el pulsar del corazón. Acercarse a la verdad, rozarla. Y hasta hoy la respuesta sutil a toda curiosidad yace en el amor.

Pensar, hablar y obrar con amor fortalecerá el puente.

Tal vez el amor no sea el fin, pero es la llave de la puerta que intentamos abrir.