Manual de magia

Por Olivia Nuño

El camino de la luz, las puertas de la conciencia, la iluminación, dejar atrás la razón y seguir al corazón, todos somos uno, la búsqueda de la verdad, meditación, contemplación, mudras, felicidad, ángeles, energía de alta frecuencia, vidas pasadas, mantras, la madre tierra, el padre sol, despertar, gurús… y un amplio etcétera.

Se lee bellísimo ¿qué es?

No es nada que vaya más lejos de un encuentro profundo contigo mismo. Del perdón y la aceptación de lo que ha sido, de la esperanza la fe y la confianza de lo que será, pero lo más importante de la conciencia del momento que se vive.

Todo lo escrito en el primer párrafo son las fórmulas encontradas por otras personas que, por medio de estas, han logrado conectar con su esencia y tener acceso a lo más maravilloso de su ser.

El camino de la luz es el camino del ahora, es este momento experimentado desde los ojos del aprendizaje.

Las puertas de la conciencia se abren al mirar hacia adentro, toda la sabiduría ancestral está registrada en tu ser, no hay nada que puedas encontrar fuera que alimente más tu espíritu que el aprendizaje que puedes obtener en un viaje hacia tu interior.

La iluminación está en la trascendencia de los ciclos que se viven, no hay caminos difíciles cuando existe la aceptación y la intención de aprender.

Dejar atrás la razón y seguir al corazón. La razón imprime miedo, nos dice “no se puede”, o peor, “tú no puedes”. Una frase nos dice “vence al dragón del miedo pues es el custodio de los más grandes tesoros”, sigue la voz de tu corazón, él te invitará a seguir, te dará la confianza, la determinación y la fuerza.

Todos somos uno. Aprender a verte en el otro puede ser inquietante, ¿cómo me voy a reflejar en el asesino? ¿cómo voy a ser uno mismo con el ladrón?. Comienza por reflejarte en tu tribu, en los más cercanos, si lo logras no encontrarás trabas para ser uno con cualquier ser de esta hermosa comunidad que es la Tierra. El amor compasivo es el que respeta los procesos del otro, y esta es la forma más elevada del amor. “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (como a ti mismo).

La “verdad” no es otra cosa que lo que para ti es verdad. Vivir de acuerdo a nuestra verdad es vivir siendo congruentes, la congruencia acorta los caminos. Una persona que no es congruente se auto-sabotea, el sabotaje invita a la culpa y la culpa es hija del miedo. Las culpas encadenan, la llave de estas cadenas es la congruencia.

La meditación es la aceptación de “lo que es”. Meditar es dejar de cuestionar un momento y permitir, por medio de una mente tranquila, que la claridad llegue desde nuestra conexión con el todo.

Contemplar es admirar, admirar es encontrar la belleza. Aprender a observar la belleza en cualquier lugar es la semilla para el arte, quien se conecta al arte, sana. Quién aprende a sanarse ayuda a que otros sanen también.

Los mudras son símbolos, generalmente manuales, que sirven para sellar una intención. Un símbolo de conexión con otros, con la tierra, símbolos para eliminar los miedos, para conectarse con uno mismo, un símbolo al que le otorgamos un poder y por lo tanto es poderoso. La convicción es fe y la fe verdadera es la fuerza más poderosa a la que tenemos acceso.

La felicidad, bueno qué les digo, es una elección. La elección de disfrutar, la elección de aceptar y, nuevamente, de aprender.

Los ángeles son nuestro yo superior, la voz de nuestra conciencia. Es nuestra parte siempre atenta, siempre pura. Va más allá de la razón. Es la parte de nosotros que nos conecta a la divinidad. Es nuestra guía interior, nuestra protección del universo.

Vibrar altas frecuencias es vivir con alegría, con entrega. Es no preocuparse y no culparse. Es amar y crecer. Es hacer lo que sentimos que nos hace bien.

Regresiones, vidas pasadas, karma. Si por alguna razón accedemos a ellas es solo para ayudarnos a resolver nuestros bloqueos emocionales de esta vida. Qué importa si es verdad o no (recuerda “La verdad es, lo que para ti es verdad”), la cuestión es ¿te ayudó?, ¿cerraste un ciclo en este espacio que vives?, si es así, bienvenida cualquier experiencia.

Mantras, la repetición de una palabra de poder, una frecuencia que nos provoca un escalofrío en el cuerpo, un sonido que nos hace entrar en un trance esclarecedor, una vibración que evoca un hermoso recuerdo y lo revive para nuestro deleite, sílabas que nos tranquilizan y relajan. Practicar algo que nos hace darnos un momento diariamente para nosotros mismos es sanador y revitalizante.

La madre Tierra, la amada pachamama, Gaia, el 2012, el fin del mundo, un cambio de frecuencia humana, la resonancia Schumann.
Todo se reduce al respeto por nuestro entorno. Disfruta la riqueza de la naturaleza y respétala, contempla su magnificencia y poder en el océano y se compasivo de su fragilidad al observar un retoño.

“Soy un hijo del Inti SOL” padrecito SOL, saludo al sol, danzas, ofrendas. De nuevo el respeto, la conexión con uno más de los dadores de vida. Es recordar la magia de la vida, el fantástico fenómeno que es la existencia, todas las fórmulas y procesos internos y externos que ocurren cada momento para que podamos dar un paso.

“Despertemos”, es abrir los ojos y decidir ver la belleza que nos rodea. Es abrir los ojos al amor. Es salir de las rutinas agobiantes autoimpuestas, de los ciclos de trabajo-consumo-trabajo que creemos necesarios para vivir, es destruir las dependencias y apegos racionales y reencontrarnos con el otro. Despertar es no caminar dirigidos por la tiranía del miedo. Despertar es caminar sin peso, despertar es como flotar. Flotar en el ahora.

Un maestro, un gurú. Un SER del cual recibimos una lección, conciente o inconsciente. Un fenómeno que nos hace crecer y sentirnos mejor con nosotros mismos. A veces las lecciones son duras, duras para nuestra cabeza testaruda. Pero el objetivo más elevado de un gurú externo es guiarnos hacia el espejo que refleja nuestra propia luz y reconocernos como nuestro único maestro.

A fin de cuentas es hacer lo que a ti te funcione para reconocerte como un ser maravilloso, sano, completo. Para entender tu camino, para aceptarlo sin reclamos, sin rencor.

¿Cómo lo hago? ¿Cuál es mi camino? Lanza tu intención y la respuesta se presentará.

Todo se resume en AMAR, es en el amor donde se encuentra la claridad, la compasión, la certeza, la verdad, la luz, la conciencia. Conviértete en el amor y caminarás con la verdad. La eternidad yace en el amor, la totalidad y la unidad también.

“Para que una historia sea mágica depende de cómo sea contada. El cómo es contada depende de cómo se percibe. Cambia la manera en que percibes las experiencias y la magia te acompañará”.

Puedes seguirme por twitter aquí