Todos somos uno

El vídeo habla por si mismo, se los comparto

Puedes seguirme por Twitter aquí

Anuncios

Buscando respuestas

Por Olivia Nuño

He observado que casi todas las personas nos hacemos las mismas preguntas y, en mi experiencia, he comprendido que las respuestas no son las mismas para todos, pero definitiva y mágicamente la vida responde a esas preguntas siempre.

La manera de la vida (Dios, universo, guía, etc) de dar respuesta a todas las preguntas es muy sutil. Requiere una verdadera y comprometida atención a todos los sucesos que ocurren día a día. Para lograr esta atención debemos estar presentes, una mente dispersa en asuntos del pasado o el futuro no es consciente del “eterno ahora”.

Un consejo práctico es dejar de creer en las casualidades, y comenzar a prestar atención a todo lo raro que nos ocurre sin que haya una causa aparente, porque es una de los medios que la vida usa para respondernos.

En un taller, Santiago Pando (creer es crear), habló de la “sincronía” y dio un ejemplo muy claro para entender que nada es casualidad, dijo: “Si en este momento entrara al salón de pronto un chinito, y dijera -oh, disculpen, me equivoque de salón-, nosotros diríamos –ah, se equivoco- y seguiríamos en lo nuestro”. Pando continuó: si esta misma escena la viéramos en una película, pensaríamos “en algún momento vamos a saber por qué el chinito entró al salón”. La vida es igual, nada ocurre solo porque sí.

Retomando la idea de encontrar respuestas a nuestras preguntas, otra manera infalible de encontrarlas es la meditación. Meditar es silenciar la Sigue leyendo

De influencias externas

Por Olivia Nuño

Con el paso del tiempo vas aceptando que te sean impuestas modas, gustos, etiquetas, dietas y prácticamente toda tu manera de vivir se puede ver manipulada por la mercadotecnia que está diseñada para impactar en el valor que te das a ti mismo como persona.

Date un momento diariamente para estar contigo mismo, para ser consciente de tu respiración, y permítete escuchar a tu guía interno.

Haz una pausa y pregúntate qué es lo que verdaderamente quieres. Los niños pequeños saben bien qué les gusta y qué no, y nosotros como adultos permitimos que nuestros gustos, intenciones y deseos cambien debido al intenso y constante bombardeo de publicidad, donde se nos dice qué deseamos y qué no.

No estoy en contra de la publicidad, de lo que estoy en contra es de que seamos presas fáciles para lograr sus ventas sin pensar en la verdadera utilidad que representará en nuestra vida hacer tal compra.

Este sistema en el que estamos sumergidos está diseñado para mantenerte pensando. Logra que pienses tanto en cómo vas a conseguir tal o cual cosa, que te mantiene distraído, disperso, tu atención está en todas partes menos en el centro, en tu centro. La mente es un instrumento utilísimo, como lo son las manos, los pies. Pero la verdad de tu camino no te será mostrada a través del pensamiento, el alma tiene medios sutiles para expresarse y, si tu atención está puesta en el caos de la mente, será Sigue leyendo