¿Escuchas a tu cuerpo?

Texto original escrito por Olivia Nuño

Cuando te “enfermas” en realidad tu cuerpo quiere decirte algo, obviamente las cosas no van bien, pero no solo quiere decirte que tienes que comer más sano ó que tienes que hacer más ejercicio.

El cuerpo es un sistema complejísimo y perfecto. El hecho de que el cuerpo “falle” en alguna de sus funciones debe ser tomado inmediatamente como una llamada de atención. Una invitación a un análisis de qué es lo que a nivel emocional y mental pudo haber provocado la enfermedad.

He llegado a la conclusión de que la magnitud de la enfermedad es directamente proporcional al tiempo y/o la intensidad del “problema emocional o psicológico” que no se ha atendido y que ha desencadenado la enfermedad

Por emocional me refiero a:

Rencor

Secretos

Envidia

Tristeza

Frustración

Culpa

Tensión

Etc.

Por psicológico me refiero a:

Afirmaciones autodestructivas constantes

Sugestión

Hipocondría (enfermedad en la que el paciente cree de forma infundada que posee una enfermedad grave)

Victimización

Convicción de heredar una enfermedad

Etc.

Los medicamentos pueden detener la enfermedad, pero si no haces un cambio emocional asertivo volverás a enfermar, el cuerpo no va a dejar de enviarte señales para que eleves tu frecuencia energética.

Los pasos hacia la SALUD

1. Identifica en qué parte del cuerpo está el problema (garganta, estómago, cabeza, intestinos, etc.)

2. Una vez localizada la parte que debemos de sanar, analiza cuál es la función de ese órgano, esto te facilitará encontrar la emoción o pensamiento que detonó la enfermedad, por ejemplo:

-Un problema en la vista puede deberse a no querer ver la situación actual que se está viviendo.

-El estreñimiento puede ser provocado por los apegos que debemos soltar, ya sean personas, experiencias, objetos.

-Gripa, resfriados están relacionados con querer decir algo, guardar secretos, también relacionados a la tristeza (atención especial en resfriados de los niños).

-El apetito excesivo ligado a la necesidad de protección.

-El dolor de cabeza constante es generalmente provocado por la autocrítica.

3. ¿Qué desencadenó la enfermedad?

Si ya abriste tu mente a una nueva forma de curación (o a intentarlo), en la mayoría de los casos te resultará obvia la emoción o pensamiento que provocó la enfermedad. Si no es así te enlisto una serie de puntos que te pueden ser útiles para dar con la raíz del problema.

-¿Haz recreado el ambiente emocional que se vivía en tu hogar cuando eras pequeño?

-¿Tienes alguna relación importante fracturada, ya sea familiar, amorosa o de amistad?

-¿Hay rencor, enojo, hacia alguno de tus padres por recuerdos de la infancia?

-¿Tienes una preocupación excesiva y/o constante por el dinero?

-¿Pasa por tu mente “no soy bueno para”, “no merezco”, “siempre he sido”, “está en mis genes”?

-¿Te ha servido alguna enfermedad de herramienta para lograr algo? Como: retener a alguien, convencerte de que no puedes hacer algo que quisieras (autosabotaje).

-¿Te has sentido acechado por recuerdos que te provocan culpa?

-En general ¿qué te provoca más tensión? ¿el pasado, el presente o el futuro?

Una vez reconocida la causa raíz de la enfermedad (no la causa aparente) procede a sanar.

4. ¿Cómo sanar?

Dependiendo de qué tan arraigado esté el pensamiento o la emoción que provocó la enfermedad, se pueden hacer diferentes cosas para volver al estado natural del cuerpo que es la SALUD.

Haz una lista de los sentimientos a los que les quieres decir adiós: resentimiento, preocupación, culpa, frustración, etc. La mejor forma de transmutar estos sentimientos en energía positiva es reconocerlos y aprender de ellos, piensa qué es lo que te han enseñado, y agradécelo. Agradecer convertirá estos sentimientos en energía positiva.

Medita: no necesitas mucha instrucción para meditar, date al menos 10 minutos por las mañanas para relajar tu mente, siéntate o acuéstate en una posición cómoda respira lenta y profundamente  y ten la intención de no pensar, observa cualquier pensamiento que llegue a ti, agradécelo y déjalo ir. Al principio es difícil no pensar, porque nuestra mente está acostumbrada a tener un flujo constante y acelerado de pensamientos. Es solo cuestión de práctica y constancia.

Haz una lista de afirmaciones positivas:

“YO soy una persona fuerte, activa y sana. Tengo las herramientas para lograr mis objetivos”

“YO escucho a mi cuerpo y le agradezco. El sana cuando yo entiendo lo que me enseña”

“YO soy asertivo, mis decisiones son congruentes con mis objetivos”

“YO acepto el momento presente como perfecto y lo disfruto”

“YO veo en el pasado solo para aprender y reconocer mi avance”

“YO veo al futuro con optimismo”

CREA y CREÉ en tus afirmaciones, es importante que busques lo que a ti te puede funcionar, que inventes tu propia fórmula. Diariamente léelas, hazlas parte de ti y convéncete de que es verdad.

-Come sanamente: Alimentarnos mal es la manifestación clara de que tenemos sentimientos autodestructivos tal vez a nivel inconsciente, como pasa con los fumadores. Cuando aprendemos a querernos y respetarnos (así es, podemos aprender a querernos) buscamos los medios para darnos lo mejor a nosotros mismos. Disfrutamos la comida, no es motivo de preocupación ni culpa, pero a la vez comemos lo que es bueno para nosotros.

Aunque comamos mucho, si nuestro cuerpo no recibe los nutrientes necesarios va a pedir más hasta que los obtenga, y es aquí cuando el estómago se acostumbra a grandes cantidades de comida. Lo mejor es entonces, elegir lo que nos nutre, así habremos comido lo que necesitamos no sentiremos hambre ni ansiedad constantemente, y en caso de tener un antojo no nos sentiremos culpables porque no comimos hasta estar llenos.

Pero para una mejor y muchísimo más completa asesoría e información, te recomiendo altamente el blog de fácil de digerir, y éste vídeo también de ese blog. Ella explica de una forma muy clara y sencilla sin tantos números y con consejos muy prácticos cómo llevar una mejor alimentación sin gastar más.

Hablar asertivamente: Nuestras palabras y pensamientos también alimentan nuestro cuerpo, las emociones y pensamientos negativos primero nos contaminan a nosotros y luego salen en forma de vibraciones energéticas al mundo. Hablar asertivamente no significa no decir groserías, ser asertivo en este caso se refiere a la intención con la que decimos las cosas. Elimina de tu dieta mental las críticas y los juicios, mejor invierte ese tiempo en analizarte a ti mismo.

Haz ejercicio: No necesitas ir al gimnasio, ni al parque. Puedes hacer ejercicio en tu casa, brincar la cuerda, yoga para principiantes (youtube), caminar alrededor de tu cuadra. El cuerpo debe tener actividad, principalmente si tu trabajo es estar sentado y caminas poco durante el día. Te recomiendo leer este post del blog de el peso nuestro, para hacer ejercicio sin notarlo.

– Por último pero no menos importante, ten FÉ. Fé en ti mismo, fé en Dios, fé en el universo, fé en la vida. En lo que tu creas pero ten fé.

Es sencillo este proceso una vez que lo adaptamos a nuestra vida cotidiana, debemos pues, desechar nuestras cargas del pasado, aceptar nuestro presente con una actitud agradecida y optimista y ver hacia el futuro de igual forma.

Si vivimos en armonía con quiénes verdaderamente somos, vivimos con la meta de cumplir nuestros más elevados propósitos y en contacto con nosotros mismos, difícilmente enfermaremos.

Cuando se efectúan los cambios necesarios y se aprende, entonces nuestro cuerpo sana.

“La salud es principalmente una medida de la capacidad de cada persona de hacer o convertirse en lo que quiere ser” René Dubos

Éxito!

Puedes seguirme por Twitter aquí

Anuncios

6 thoughts on “¿Escuchas a tu cuerpo?

  1. Woooa! Olivia, gracias por el jalón de orejas. Tienes gran razón. Hace ya varias lunas, sufrí un dolor en mi pecho por dos meses. Ni ejercicios, ni medicinas lo calmaban. Examiné a fondo la raíz de ese dolor, la encontré… mi ex novia. Dolia, en verdad que dolia mi pecho, no lo podía creer. Hasta que arranca de mi vida esa etapa, pude continuar. Es asombroso las señales que envia nuestro cuerpo, a veces dificiles de leer.

  2. Gracias Roy por comentar, y sí, resulta asombroso a veces darnos cuenta que cuando logramos reconocer la verdadera causa y trabajamos en ella los síntomas físicos desaparecen.
    Excelente semana para ti. 🙂

  3. Hey Olivia,

    Te acabas de sacar un 10. Excelente post . Me quedan muchas cosas de las que dices. Me considero una persona con salud mental y fisica. Siempre las cuido mucho, pero ultimamente he tenido ciertas dolencias que creo tienen mucho que ver con lo que dices.

    Me has ayudado mucho a aceptarlo y sobre todo me has recordado que tengo muchas herramientas a mi alcance para solucionarlo.

    Un abrazo.

    Eloy López.

  4. @Eloy López

    Mi blog tiene dos objetivos
    1.- Reafirmar lo que pienso para actuar congruentemente con ello
    2.- Compartir para llegar a cualquier persona a la que le pueda beneficiar lo que en el escribo

    Me da mucho gusto ver que se cumplan los dos objetivos. Y más gusto que comentes 🙂
    Gracias por ser parte de este blog.

  5. Estimada:

    Este post, en una primera lectura, me recuerda mis padecimientos al enfrentar un clima laboral adverso. La verdad, al escuchar a nuestro cuerpo, nos conectamos con la sabiduría primigenia…a la cual, la mayor parte del tiempo somos sordos….

  6. Hola Olivia:
    Muy buen post, realmente muchas veces cometemos el error de no escucharnos a nosotros mismos. En muchos casos la enfermedad fisiológica es un síntoma de la enfermedad emocional. Es la manera en que nuestro cuerpo expresa que algo no está bien. Comer sanamente y hacer ejercicio no es suficiente, el mal manejo del estrés o de las emociones negativas pueden ocasionarnos problemas de salud. La auto-observación debe ser un ejercicio diario.
    Muchas gracias por la mención 🙂
    ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s