Evaluación de prioridades y toma de decisiones

Texto original escrito por Olivia Nuño

¿Te sientes constantemente obligado a hacer cosas no quieres? Algo como:

-Continuar en el mismo trabajo

-Seguir con mi esposo(a)

-Decir “si” cuando quieres decir “no”

-Seguir normas y reglas con las que no estás de acuerdo, ya sean religiosas, sociales o de algún otro tipo.

Y muchos etcéteras.

La palabra obligación proviene del Latín ob-ligare, que significa atar, dejar ligado. Entonces ¿cómo considerarnos personas libres cuando tenemos obligaciones, cuando nos sentimos atados?

La verdad es que a menos que seas un esclavo encadenado en algún lugar, no estás obligado a hacer absolutamente nada que no quieras, lo que sería ideal es que analizaras tus prioridades.

Tomando el ejemplo de seguir con mi esposo (aunque el ejemplo se refiere a una mujer creo que el punto queda bien explicado).

Primero pregúntate, ¿por qué no quiero seguir con él?

-porque no me respeta

-me es infiel

-no me toma en cuenta

-su actitud me hiere

Ahora, ¿qué me hace seguir con él?

-mis hijos

-no quiero fracasar

-no podría mantenerme yo sola

Analiza esto.

Si sigues con tu pareja porque estás contribuyendo al crecimiento y salud mental y emocional de tus hijos. TÚ y solo tú estás tomando la decisión porque tu prioridad son tus hijos. Eres libre de seguir ahí y también eres libre de irte. Decides cada día quedarte porque es lo más sano para tus hijos.

Pero al tomar esta decisión estás aceptando intrínsecamente la infidelidad, faltas de respeto y falta de atención de tu esposo. Ahora si aún así crees que es mejor seguir con él, porque es mejor para tus hijos (y tus hijos son en este caso tu prioridad), no puedes permitir que la actitud de tu esposo te afecte anímicamente, recuerda que eres tú quien está aceptando esta situación. Además si estás decaída, deprimida, estresada, triste, anulada, no creo que logres el objetivo de  crear un ambiente de crecimiento en tu hogar.

Si crees que no puedes controlar tu estado de ánimo, es posible que lo que pienses es “en realidad sigo con él, porque creo que no podría mantenerme y mantener a mis hijos yo sola”. De nuevo es totalmente aceptable la cuestión, si sientes que es mucho más lo que tienes ahora que lo que podrías tener por tu cuenta, y tener eso es aún más importante para ti, entonces decides quedarte. Pero te repito eres TÚ en base a tus prioridades quien conscientemente elije seguir, aceptando la forma de ser de la otra persona. Por lo tanto no puedes permitirte una actitud de “víctima de la vida” si estás tomando la decisión de quedarte. Probablemente siendo consciente de que no estás obligada a nada, cambie tu forma de ver las cosas hasta hoy, recuerda que a la única persona que puedes cambiar es a ti misma. Recuerda que lo que te hiere es el cómo te sientes respecto a lo que te pasa (no lo que te pasa en sí), siendo consciente de que eres tú quién decide permitir que algo te suceda, el cómo te sientes respecto a eso cambia.

Es muy probable también que tu relación con tu pareja mejore notablemente porque al no sentir que es una obligación tu actitud es diferente, por lo tanto la actitud de quienes te rodean será diferente también.

La idea aquí no es rebelarse contra la vida, salirse del trabajo, dejar a tu pareja, abandonar todo, el punto es que en cualquier situación en la que hasta hoy te hayas sentido obligado a actuar de determinada forma, sea analizada y definas prioridades y porqués. De esta forma estarás consciente de que nada de lo que haces lo haces por obligación, lo estás haciendo porque así lo decides, porque es mejor para tus fines, para el cumplimiento de tus objetivos, esto provocará que hagas las cosas con gusto y viéndolas desde otra perspectiva.

Un ejemplo personal es que yo trabajé un año y medio en una empresa, mi puesto me encantaba y lo que aprendí trabajando ahí  “no tiene precio”.  Mi trabajo requería que saliera de la ciudad frecuentemente, y que trabajara horas extras también frecuentemente. Tengo un hijo de 3 años al que veía unas cuantas horas al día cuando ya estaba cansada y no disfrutaba tanto estar con él como antes de entrar a trabajar.  Entonces evalué mis prioridades y necesidades

¿Qué es lo que quiero?

Más tiempo con mi hijo y más tiempo para mí

¿Mi trabajo me lo permite?

No

¿Qué tengo que hacer?

Buscar una forma de generar ingresos que se adapte a la necesidad de tiempo que yo tengo

Renunciar

Ahora que tengo el tiempo que tanto deseaba, no solo lo uso para estar con mi hijo, además me ejercito, estudio (por mi cuenta), escribo (que es algo que también deseaba horrores), y tengo un proyecto que elaboré en base a mis necesidades de tiempo.

El objetivo de este post es que analices esa actividad o situación que sientes que haces por obligación. Y que definas tus prioridades, tus necesidades, tus recursos y tus opciones, y solo entonces tomes una decisión. Si al final decides continuar créeme que lo harás desde otro paradigma.

Un post relacionado a esto es el de Libérate y actúa, si crees que es el miedo o la culpa lo que no te permite tomar una decisión te recomiendo que lo leas da click aquí.

“Desde la noche que sobre mí se cierne,

negra como su insondable abismo,

agradezco a los dioses si existen por mi alma invicta.

No importa cuán estrecho sea el camino,

cuán cargada de castigo la sentencia.

Soy el amo de mi destino,

soy el capitán de mi alma”.

William Henley.

ÉXITO!

Puedes seguirme en Twitter aquí

Anuncios

One thought on “Evaluación de prioridades y toma de decisiones

  1. Pingback: El poder de las palabras: Quiero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s